lunes, 30 de mayo de 2011

Nicolás Piano, condenado por homicidio al volante, dice que no se arrepiente

Nicolás Piano conducía alcoholizado,
ampliamente excedido de velocidad y con
siete personas en su auto, el 14 de mayo
de 2006, cuando provocó la tragedia.
Conducía alcoholizado, ampliamente excedido de velocidad y con otras seis personas en su auto, la madrugada del 14 de mayo de 2006, cuando se llevó puesto el Monumento de los Españoles del barrio porteño de Palermo, mató a Manuel Lischinsky e hirió a otras dos personas. Esta tarde fue declarado autor de homicidio culposo agravado y lesiones agravadas, con una pena de tres años de prisión en suspenso.
...................
"Asumo los cargos por el accidente, no por la muerte, de la muerte no me hago cargo", dijo Nicolás Piano (25), sin ningún arrepentimiento, delante del Tribunal Oral Criminal 30 de la Ciudad de Buenos Aires, que luego lo declaró culpable de homicidio culposo agravado y lesiones agravadas, con una pena de tres años de prisión en suspenso, una década de inhabilitación para conducir y un curso de educación vial que deberá hacer en la Agencia Nacional de Seguridad Vial.
La evidencia probó que conducía alcoholizado, ampliamente excedido de velocidad y con otras seis personas en su auto, la madrugada del 14 de mayo de 2006, cuando se llevó puesto el Monumento de los Españoles del barrio porteño de Palermo, mató a Manuel Lischinsky (18) e hirió a otras dos personas.
...................
FUENTE: Agencia Télam
ENLACE: www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=223720&id=425202&dis=1&sec=1
FECHA: 30 de mayo de 2011
SECCIÓN: Policiales
TÍTULO: Un joven fue condenado a tres años de prisión por atropellar y matar a un estudiante
BAJADA: Un joven fue condenado ayer a tres años de prisión en suspenso y 10 de inhabilitación para conducir vehículos por atropellar con su auto y matar al estudiante universitario Manuel Lischinsky, frente al Monumento a los Españoles del barrio de Palermo, en mayo de 2006.
DESARROLLO: Nicolás Piano (25) fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal 30 porteño, que lo halló culpable del "homicidio culposo" de Lischinsky y las "lesiones culposas" de dos amigos de éste.
Además, el tribunal obligó a Piano a realizar un curso en la Agencia Nacional de Seguridad Vial y accedió al pedido del abogado de la querella, Luis Charró, quien exigió procesar a la testigo María Eloisa Berisso por falso testimonio.
La mujer había declarado que vio el accidente cuando regresaba del casamiento de su hija en la Sociedad Rural y contradijo a todos los otros testigos al afirmar que "el auto atropelló a una sola persona, que estaba parada en la calle, y los otros dos salieron corriendo".
"El vehículo nunca subió a la vereda", dijo la testigo, tras lo cual Charró pidió que se la impute por "falso testimonio".
Ema Cibotti, madre de Lischinsky, dijo a Télam que el fallo del tribunal le pareció "bueno" e "importante", pese a que hubiese preferido que la prisión sea efectiva y no en suspenso.
El fallo coincidió con el pedido de la fiscal Alejandra Perroud, quien le imputó a Piano los delitos de "homicidio y lesiones culposos", aunque no precisó si la pena debía ser de cumplimiento efectivo o en suspenso.
La representante del Ministerio Público también había requerido que al imputado se le aplique una inhabilitación de 10 años para conducir, la cual ya rige desde 2009, cuando la jueza de instrucción María Fontbona de Pombo ordenó que se le retiré el carné a la espera del debate oral.
El abogado de la familia había pedido que Piano sea condenado por los mismos delitos enunciados por la fiscal, pero a cuatro años de prisión efectiva, y también coincidió con Perroud respecto de la inhabilitación.
Por su parte, la defensa de Piano había reclamado la absolución y, subsidiariamente, una pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso.
Cuando la semana pasada comenzó el juicio, Piano se negó a ser interrogado, tras lo cuál declararon dos amigos de Lischinsky que relataron que el 14 de mayo de 2006 regresaban de bailar con él del boliche Roxy de Palermo y resultaron heridos al ser embestidos por el mismo auto.
Ignacio Matías Serrano Guillot y Nicolás Diéguez contaron que los tres estaban parados junto a la fuente del Monumento a los Españoles tirando monedas para que les diera suerte en un examen próximo.
"¡Che, mirá!", recordó Serrano Gillot que le gritó Lischinsky e instantes después un auto que venía a gran velocidad subió a la vereda, los embistió y volaron "por el aire".
Agregó que cuando Piano y otros siete jóvenes que iban en su auto bajaron, les gritó: "¿Qué nos hicieron?"
En tanto, su amigo Diéguez dijo que vio una luz sobre su pierna y que luego también voló "por el aire".
Tras el accidente, Lischinsky quedó debajo del auto en estado agonizante, y un empleado del zoológico de Buenos Aires, ubicado frente al monumento, se acercó al lugar y llamó a una ambulancia que poco después trasladó a las víctimas al Hospital Fernández.
Mientras sus amigos se recuperaron, Lischinsky murió debido a las múltiples fracturas sufridas, que le provocaron un edema cerebral.
Durante el debate, también declararon cuatro de los amigos de Piano que iban en el auto y al momento del hecho regresaban de otro boliche bailable, Sunset, ubicado en la localidad bonaerense de Olivos.
Todos dijeron que el auto VW Polo "subió y bajó del cordón" donde se encuentra el monumento, pero no pudieron precisar a qué velocidad iba el vehículo y no vieron nada más porque venían durmiendo o mirando por la ventanilla para otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada