jueves, 26 de mayo de 2011

La Legislatura Porteña adhiere al Decenio de Acción por la Seguridad Vial

El Obelisco de Buenos Aires luce color amarillo por
el Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020,
que también tiene adhesión de la Legislatura Porteña.
La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires adhiere al Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 impulsado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).
El proyecto fue elaborado por la Asociación Madres del Dolor, junto con los diputados Martín Borrelli y Enzo Pagani (ambos del PRO), y aprobado el 12 de mayo.
La iniciativa se suma a la iluminación del Obelisco porteño con el color amarillo, otra idea en la que participó activamente la Asociación Madres del Dolor.
El monumento, uno de los más importantes de Buenos Aires, luce igual que otros símbolos de las grandes capitales del mundo que adhieren al Decenio: el Times Square de Nueva York, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, el Trafalgar Square de Londres y el Jet d`eau de Ginebra, por nombrar sólo algunos.
A continuación se reproduce el texto aprobado por la Legislatura Porteña.
...................
PROYECTO DE DECLARACIÓN
Adhiérase al “Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020” organizado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), en ocasión de los actos de presentación que se llevarán a cabo el 11 de mayo de 2011.
.
FUNDAMENTOS
El presente proyecto propone adherir a un evento organizado por la Organización de Naciones Unidas cuyo objetivo es generar conciencia y políticas públicas sobre la seguridad vial a nivel mundial.
Consideramos que un evento de tales características, promovido por todas las naciones a nivel mundial, a través de la ONU, merece nuestro humilde apoyo desde la Legislatura de la Ciudad.
No hacen falta mayores consideraciones, compartidas por todos los partidos políticos a nivel tanto local como nacional, acerca de la importancia de la seguridad vial y el drama que los accidentes de tránsito generan en cientos de familias en nuestro país y en nuestra Ciudad cada año.
Por ello, a continuación transcribimos algunos de los considerandos que la misma ONU elaboró como instrumento de trabajo para los organizadores y personas que asistan al mencionado evento, que hacen referencia a los objetivos del mismo y a la cuestión de fondo sobre la que aborda el evento.
.
“Todos los años los accidentes de tránsito se cobran casi 1,3 millones de vidas y provocan traumatismos a varios millones más de personas. Aunque hace ya muchos años que las Naciones Unidas y sus Estados Miembros son conscientes de esta amenaza, solo en la última década el tema ha cobrado la importancia que merece entre los problemas internacionales de salud y desarrollo más acuciantes. En 2004 la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial presentaron por primera vez el Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito, en el que se formulaban recomendaciones para que los Estados Miembros mejoraran la situación de la seguridad vial. A ese informe siguieron una serie de resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Asamblea Mundial de la Salud en las que se pedía a los Estados Miembros que asignaran prioridad a la seguridad vial en cuanto problema para el desarrollo y la salud pública, y tomaran medidas de eficacia comprobada para reducir el número creciente de defunciones y traumatismos en las vías de tránsito de todo el mundo”.
.
“En 2009 la Organización Mundial de la Salud publicó el Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, el primer estudio sobre el tema a nivel mundial, que abarcó 178 países. Ese mismo año la Comisión de Seguridad Vial Mundial hizo un llamamiento para que se instituyera un Decenio de Acción para la Seguridad Vial. En su propuesta la Comisión abogaba a favor de un esfuerzo concertado de todas las sociedades para hacer frente a la amenazadora crisis de la seguridad vial. El llamamiento quedó reflejado en la «Declaración de Moscú», con la que culminó, con gran éxito, la Primera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, albergada por el Gobierno de la Federación de Rusia en noviembre de 2009. El Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 fue proclamado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas en marzo de 2010 y comenzará, según lo establecido, el 11 de mayo de 2011”.
.
“El Decenio de Acción para la Seguridad Vial es una oportunidad histórica para ofrecer a los Estados Miembros y sus asociados un marco de acción que a la larga podría llegar a salvar millones de vidas durante sus diez años de duración. El objetivo primordial es vivir en un mundo en el que los usuarios de las vías de tránsito de todo el mundo puedan desplazarse en condiciones de seguridad. La alternativa es sombría: se prevé que, si no se adoptan medidas para atajar la crisis actual, las muertes anuales por accidentes de tránsito pasarán de los 1,3 millones actuales a más de 1,9 millones en 2020. El Decenio se propone estabilizar primero y reducir después el número de vidas perdidas. En el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, preparado por el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial y muchos otros interesados, se describe una línea de acción para garantizar que este objetivo primordial se convierta en realidad”.
.
“El Decenio de Acción para la Seguridad Vial es una oportunidad para salvar millones de vidas. El Decenio proporciona un marco para que los países y comunidades potencien las medidas destinadas a salvar vidas en las vías de tránsito de todo el mundo. El Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial ha elaborado, mediante un amplio proceso de consulta, el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, cuyo objetivo es indicar a los Estados Miembros y sus asociados una serie de medidas que pueden tomar en consideración. Las categorías de actividades, o «pilares», del Plan Mundial son las siguientes: el fortalecimiento de la capacidad de gestión de la seguridad vial; la mejora de la seguridad de la infraestructura viaria y las redes de transporte en general; el perfeccionamiento de la seguridad de los vehículos; la mejora del comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito; y la mejora de la prestación de los servicios de emergencia y de otros servicios posteriores a los accidentes. Los gobiernos, los organismos internacionales, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y otros interesados están invitados a utilizar este Plan Mundial para definir el conjunto de medidas que pondrán en práctica durante el Decenio”.
.
“El Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial fue elaborado por el
Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial y por interesados de todo el mundo, quienes realizaron aportes a su contenido a través de una consulta en línea abierta al público. El Plan sirve de inspiración para formular planes relacionados con el Decenio en los planos nacional y local, al tiempo que proporciona un marco para facilitar la coordinación de actividades en los planos regional y mundial. Está destinado a un amplio público integrado por representantes de gobiernos nacionales y administraciones locales, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas que deseen armonizar las actividades que realizarán durante el Decenio con el marco mundial. En el Plan Mundial se describe una línea de acción que podría salvar millones de vidas durante esos diez años.
En el Plan Mundial hay cinco categorías de actividades, o «pilares», y se han elaborado indicadores para medir los avances en cada una de esas esferas. Los cinco «pilares» se describen a continuación. Téngase en cuenta que las actividades tendrán una dimensión local y nacional, mientras que algunas actividades a nivel regional e internacional servirán para coordinar las iniciativas”.
.
“Pilar 1: Gestión de la seguridad vial Este pilar se centra en la necesidad de fortalecer la capacidad institucional para potenciar las iniciativas nacionales relativas a la seguridad vial. Contempla actividades como el establecimiento en el país de un organismo coordinador en la esfera de la seguridad vial en el que participen asociados de una amplia gama de sectores; la elaboración de una estrategia nacional de seguridad vial; y la determinación de metas realistas y a largo plazo en relación con actividades que cuenten con financiación suficiente para su ejecución. En el Pilar 1 también se insta a elaborar sistemas de datos para el seguimiento y la evaluación de las actividades”.
.
“Pilar 2: Vías de tránsito y movilidad más seguras Este pilar pone de relieve la necesidad de mejorar la seguridad de las redes viarias en beneficio de todos los usuarios, especialmente los más vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motociclistas. Entre las propuestas destacan la adopción de medidas para mejorar la planificación, el diseño, la construcción y el funcionamiento de las vías de tránsito teniendo en cuenta la seguridad y la garantía de que la seguridad de las carreteras se evalúe periódicamente; estimular a las autoridades pertinentes a que tomen en consideración todas las formas de transporte y los tipos de infraestructuras seguras cuando dan respuesta a las necesidades de movilidad de los usuarios de las vías de tránsito; y promover la formación y educación en materia de seguridad vial sobre estos temas”.
.
“Pilar 3: Vehículos más seguros A través de este pilar se aborda la necesidad de mejorar la seguridad de los vehículos promoviendo la armonización de las normas y mecanismos mundiales pertinentes para acelerar la introducción de nuevas tecnologías que influyen en la seguridad. Esta categoría incluye actividades destinadas a aplicar nuevos programas de evaluación de los vehículos para que los consumidores conozcan sus prestaciones de seguridad y a tratar de garantizar que todos los nuevos vehículos de motor estén equipados con los dispositivos mínimos de seguridad, como cinturones de seguridad. Otras actividades contempladas en este pilar son la promoción del uso más generalizado de tecnologías de prevención de colisiones de eficacia demostrada, como sistemas de control electrónico de la estabilidad y antibloqueo de la frenada”.
.
“Pilar 4: Usuarios de vías de tránsito más seguros Este pilar se centra en la elaboración de programas integrales para mejorar el comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito. Entre las actividades previstas destacan la observancia permanente o potenciación de las leyes y normas en combinación con la educación o sensibilización pública para aumentar las tasas de utilización del cinturón de seguridad y el casco, y para reducir la conducción bajo los efectos del alcohol, los excesos de velocidad y otros factores de riesgo. También se insta a realizar actividades para reducir los accidentes de tránsito relacionados con el ambiente laboral y fomentar el establecimiento de programas de concesión de permisos de conducción graduales a los conductores noveles”.
.
“Pilar 5: Respuesta tras los accidentes. Con este pilar se pretende promover la mejora de la capacidad de los sistemas de salud y de otra índole para brindar a las víctimas de accidentes tratamiento de emergencia apropiado y rehabilitación a largo plazo. Entre las actividades previstas destacan la creación de sistemas de atención prehospitalaria y la puesta en funcionamiento de un número telefónico único para emergencias a nivel nacional; la prestación de servicios de pronta rehabilitación y apoyo a los pacientes lesionados y a los deudos de los fallecidos en accidentes de tránsito; el establecimiento de sistemas de seguros para financiar estas iniciativas; y el fomento de una investigación exhaustiva de los accidentes y la aplicación de una respuesta jurídica apropiada”.
.
“A nivel internacional, en el Plan Mundial también se describe un marco que se utilizará para ofrecer servicios de coordinación general de las actividades ejecutadas en los países. Esta función de coordinación se prestará por medio del Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial. Entre las actividades previstas destacan la promoción de la seguridad vial al máximo nivel político, la realización de campañas de información pública para aumentar la concienciación sobre los riesgos y la prestación de apoyo técnico a los países que lo soliciten. El Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial también se hará cargo del seguimiento y la evaluación del impacto del Decenio, que se determinará por los medios siguientes: el seguimiento de indicadores previamente definidos en relación con cada uno de los cinco pilares; el rastreo de los hitos vinculados al Decenio; y la evaluación del Decenio a la mitad y al final del periodo”.
.
Por todo lo expuesto, solicitamos la aprobación del presente proyecto de declaración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada