jueves, 26 de mayo de 2011

El lunes se sabrá si Nicolás Piano va preso por matar a Manuel Lischinsky

Nicolás Piano conducía alcoholizado,
ampliamente excedido de velocidad y con
siete personas en su auto, el 14 de mayo
de 2006, cuando provocó la tragedia.
La evidencia probó que el acusado conducía alcoholizado, ampliamente excedido de velocidad y con siete personas en su auto, la madrugada del 14 de mayo de 2006, cuando se llevó puesto el Monumento de los Españoles del barrio porteño de Palermo, mató a Manuel Lischinsky e hirió a otras dos personas. Hasta los testigos convocados por la defensa confirmaron el total desprecio por las víctimas de parte del imputado y su entorno, antes, durante y después del hecho.
...................
"Hasta los amigos de Nicolás Piano que declararon como testigos confirmaron la plena responsabilidad de éste en la muerte de Manuel Lischinsky, además de su total desprecio por las víctimas, antes, durante y después del hecho", dijo Luis Charró, el abogado querellante, que representa a la familia del joven fallecido (que tenía 18 años).
Fue este mediodía, ante el Tribunal Oral Criminal 30 de la Ciudad de Buenos Aires, cuyos integrantes darán a conocer el veredicto el lunes que viene.
Charró pidió que el acusado (actualmente de 25 años) reciba una pena de cuatro años de prisión efectiva, más una década de inhabilitación para conducir.
Considera que Piano es autor de homicidio culposo agravado y lesiones agravadas.
La contundente evidencia prueba que el automovilista actualmente inhabilitado conducía bajo los efectos del alcohol (en el hospital, un médico se sorprendió del fuerte aliento que tenía), excedido ampliamente de velocidad (a 78 km/h como mínimo en el momento del impacto, según las pericias técnicas) y con siete personas en su Volkswagen Polo, aquella madrugada del 14 de mayo de 2006.
En esas lamentables condiciones, se llevó puesto el Monumento de los Españoles del barrio de Palermo, atropelló a la víctima fatal Manuel Lischinsky e hirió a dos amigos de éste, mientras los tres estaban parados en la vereda de la plazoleta circundante.
Para colmo, aunque el único imputado y sus acompañantes salieron completamente ilesos, ni siquiera se acercaron a ayudar a los damnificados.
Quien llamó a la ambulancia y la Policía fue un guardia que trabaja cerca del lugar y fue testigo ocular del hecho.
Ema Cibotti, la mamá de Manuel Lischinsky denuncia que Piano y su entorno "mantienen una actitud que no condice con ningún arrepentimiento".
La mujer agregó que "la contricción debe ser gestual, no valen las palabras sino los actos, y no hay ningún acto de contricción ni en el acusado ni en su núcleo familiar".
Por último, Ema Cibotti concluyó que "pasaron cinco años, tuvieron mucho tiempo y no lo hicieron, ahora es tarde".
...................
FUENTE: Agencia Telam
ENLACE: www.elcomercial.com.ar/index.php?option=com_telam&view=deauno&idnota=62618&Itemid=116
FECHA: 26 de mayo de 2011
VOLANTA: Atropellado en el barrio porteño de Palermo
TÍTULO: Piden tres años de prisión por muerte de atropellado en Palermo
DESARROLLO: Una fiscal de juicio pidió hoy que se condene a tres años de prisión a un joven acusado de atropellar y matar al estudiante universitario Manuel Lischinsky, en 2006, frente al Monumento a los Españoles del barrio porteño de de Palermo.
Luis Charró, abogado de la familia de la víctima, informó a Télam que en su alegato la fiscal Alejandra Perroud le imputó a Nicolás Piano (25) los delitos de "homicidio y lesiones culposos" aunque no precisó si la pena debe ser de cumplimiento efectivo o queda en suspenso.
La representante del Ministerio Público también requirió al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 30 porteño que se le aplique al acusado una inhabilitación de 10 años para conducir.
A su turno, Charró pidió que Piano sea condenado por los mismos delitos enunciados por la fiscal pero a cuatro años de prisión efectiva.
El letrado querellante también coincidió con Perroud al solicitar una inhabilitación de 10 años.
Por su parte, la defensa de Piano pidió la absolución y subsidiariamente una pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso.
El mismo tiempo, el defensor sostuvo que el imputado se siente responsable y arrepentido, por lo que en la próxima audiencia quiere hacer una declaración.
Tras los alegatos, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta las 9.30 del lunes próximo cuando el acusado podrá pronunciar sus "últimas palabras" antes de que se anuncie el veredicto.
Cuando la semana pasada comenzó el juicio, Piano se negó a ser interrogado, tras lo cuál declararon dos amigos de Lischinsky que el 14 de mayo de 2006 regresaban de bailar con él del boliche Roxy de Palermo y resultaron heridos al ser embestidos por el mismo auto.
Matías Serrano Gillot y Nicolás Diéguez contaron que los tres estaban parados junto a la fuente del Monumento a los Españoles tirando monedas para que les diera suerte en un examen próximo.
"íChe, mirá!", recordó Serrano Gillot que le gritó Lischinsky e instantes después un auto que venía a gran velocidad subió a la vereda y los embistió.
"Me subió al capó", recordó el joven y dijo que cuando Piano y otros siete jóvenes que iban en su auto bajaron, les gritó: "¿Qué me hicieron?".
En tanto, su amigo Diéguez dijo que vio una luz sobre su pierna y que luego voló "por el aire".
Tras el accidente, Lischinsky quedó debajo del auto en estado agonizante y un empleado del zoológico de Buenos Aires ubicado frente al monumento se acercó al lugar y llamó a una ambulancia que poco después trasladó a las víctimas al Hospital Fernández.
Mientras sus amigos se recuperaron, Lischinsky murió debido a las múltiples fracturas sufridas, que le provocaron un edema cerebral.
Durante el debate, también declararon cuatro de los amigos de Piano que iban en el auto y al momento del hecho regresaban de otro boliche bailable, Sunset, ubicado en la localidad bonaerense de Olivos.
Todos dijeron que el auto VW Polo "subió y bajó del cordón" donde se encuentra el monumento, no pudieron precisar a qué velocidad iba el vehículo y que no vieron nada más porque venían durmiendo o mirando por la ventanilla para otro lado.
Además, admitieron que no se acercaron a ayudar a las víctimas.
Otro testimonio fue el de una mujer que ese día regresaba en su auto del casamiento de su hija en la Sociedad Rural y contradijo a todos los otros testigos al afirmar que "el auto atropelló a una sola persona, que estaba parada en la calle, y los otros dos salieron corriendo".
"El vehículo nunca subió a la vereda", dijo la testigo, tras lo cual el abogado Charró pidió que se la impute por "falso testimonio".
Por su parte, la madre de la víctima, Ema Cibotti, dijo que "escuchar ese testimonio insólito fue terrible porque fue muy frívolo e incluso esta mujer dijo que no se bajó de su auto porque estaba vestida de madrina".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada