viernes, 3 de septiembre de 2010

Sigue prófugo el presunto narco que mató a un joven policía en el partido bonaerense de La Matanza

Mirta Medina, con el retrato de Walter Molfesse,
su hijo asesinado (Foto del diario Clarín).
El martes que viene se cumplen dos años del crimen. Ese día, la familia de la víctima fatal hará una misa a las 18 en la catedral de la localidad de San Justo, cabecera de La Matanza. Será en honor de Walter José Molefesse, un efectivo de 26 años, padre de familia, que intentó separar a dos vecinos que se peleaban en la localidad de Lomas del Mirador, que también queda en La Matanza. Un tercero apareció por atrás y le dio un puntazo mortal. Estos son los datos que tiene la familia sobre el presunto asesino: el apellido sería Martínez, en ese momento de 23 años, nacionalidad paraguaya, involucrado en la venta de droga, con pedido de captura internacional y actualmente estaría oculto en su país.
.....................
Les recordamos la cobertura de la prensa nacional.
.....................
FUENTE: diario Clarín
FECHA: 15 de enero de 2010
AUTORA: Liliana Caruso
VOLANTA: El crimen del agente de la Bonaerense Walter José Molfesse
TÍTULO: Denuncian que el asesino de un policía está protegido por un narco
INTRODUCCIÓN: El sospechoso huyó a Paraguay, donde su tío tiene plantaciones de marihuana.
DESARROLLO: Hace 16 meses que Mirta Medina no sabe lo que es dormir una noche entera de corrido. Su cabeza no le da descanso y el sueño se le interrumpe con una sola imagen: la cara del asesino de su hijo. Walter José Molfesse tenía 26 años, era agente de la Policía Bonaerense y acababa de ser padre cuando lo mataron de una cuchillada. Mirta, además del dolor por la pérdida de su hijo, debe soportar que el presunto homicida (sobre quien pesa un pedido de captura nacional e internacional) siga libre y fuera del alcance de la Justicia. ¿La razón? "Está protegido por un jefe narco", dice.
El hecho ocurrió el 7 de septiembre de 2008. Molfesse, a pedido de su suegra, intentó separar a dos vecinos que se peleaban en Lomas del Mirador. Pero de golpe apareció un tercero, de nacionalidad paraguaya, y le dio un puntazo en la axila izquierda. "Mi hijo murió desangrado porque la ambulancia tardó más de media hora en llegar", cuenta Mirta, con la voz entrecortada por la angustia que le produce revivir ese momento.
Según la mujer, el hombre que atacó a Walter se apellida Martínez y tiene 23 años. Tras el asesinato desapareció del barrio y escapó a Paraguay. En marzo de 2009, el Ministerio de Seguridad bonaerense puso una recompensa de 70.000 pesos para aquellos que aporten datos sobre su paradero. Martínez está oculto en una hacienda de la localidad paraguaya de Lima, pero hasta ahora no han logrado detenerlo. "Me dijeron los policías que lo tuvieron muy cerca y que se les escapó por varias razones. La principal es que está protegido por un tío que tiene más de 10.000 hectáreas de plantaciones de marihuana. Es un hombre que vive custodiado por civiles armados y parece que nadie quiere entrar ahí. Esto consta en el expediente. Otra razón es que la captura debe hacerla Interpol de allá, pero hasta ahora no puso mucho entusiasmo en la tarea", asegura Mirta.
El predio donde está el sospechoso se encuentra cerca del límite con Brasil. Una zona selvática donde sólo se entra por una senda a pie, con bici o moto. Fuentes de la Fiscalía 7 de San Justo, que investigó el crimen de Molfesse, ratificó los dichos de Mirta. "Hubo predisposición de algunos sectores, pero no de Interpol, que es el organismo que tiene que actuar. Sólo puso palos en la rueda, no sabemos si por falta de voluntad, negligencia o torpeza", dijeron los investigadores a Clarín.
Apenas ocurrido lo de su hijo, Mirta fue hasta la oficina de Asistencia a la Víctima de la Nación, donde logró que se le diera un poco más de impulso a la búsqueda. Así, la Policía Bonaerense llegó a viajar dos veces a Paraguay, pero insisten en que no tuvieron allí el apoyo para entrar a la selva donde se refugia el sospechoso. "Su tío es una especie de zar con mucha protección", dijo un policía que participó del caso. "La Provincia, además, tardó varios meses en girar la plata para que los agentes pudiera viajar y todo eso demoró la búsqueda aún más", apuntaron las fuentes.
Molfesse vivía en la casa de sus padres en Isidro Casanova, a pesar de haber tenido un hijo con su novia. Tenía otros dos hermanos menores. Su papá es camionero y su mamá, catequista de la Iglesia San Carlos Borromeo, de Isidro Casanova. Mirta dice que allí encuentra la fe y la esperanza para seguir reclamando justicia por su hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada