domingo, 20 de marzo de 2011

Un registro genético de violadores es necesario para disminuir los ataques sexuales

Isabel Yaconis y Marta Canillas, de la Asociación.
Por Isabel Yaconis, mamá de Lucila*
isabelyaconis@yahoo.com.ar
....................
Los porteños y todos los argentinos necesitamos un registro genético de violadores para disminuir los ataques sexuales. Eso es lo que le dijimos con Marta Canillas -también integrante de la Asociación- a la diputada Adriana Montes, en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Le damos las gracias a la integrante del bloque de la Coalición Cívica por escucharnos y esperamos que ella y todos los legisladores continúen el proyecto de un banco de ADN por el que tanto trabajó Gerardo Ingaramo. Aprovecho para reiterar mi homenaje al diputado del PRO, que falleció en febrero como consecuencia de una larga enfermedad. A continuación les recuerdo una aberración ocurrida el 8 de marzo en la zona de San Justo, partido bonaerense de La Matanza. El chofer y los demás pasajeros de un colectivo informal fueron los mejores cómplices de la pesadilla que vivió María, una joven de 22 años violada salvaje e impunemente en un descampado. Después, la historia de terror se extendió en el hospital zonal, donde tuvo que esperar ocho horas para ser atendida...
....................
FUENTE: Diario Clarín
FECHA: 12 de marzo de 2011
SECCIÓN: Policiales
TÍTULO: La violaron cuando volvía de un boliche
DESARROLLO: Una chica, que estaba siendo golpeada y violada por un joven de 20 años, se salvó de un desenlace aún peor gracias a la aparición de tres hombres que pudieron reducir al agresor y entregarlo a la Policía. Todo ocurrió en la madrugada del martes, en un descampado cercano al kilómetro 34 de la ruta 3, en la zona de San Justo, La Matanza.
La víctima, de 22 años, había ido a bailar a una bailanta y estaba regresando sola a su casa, en la localidad de Virrey del Pino. Primero tomó un colectivo que la acercó a la ruta 3. Y allí se subió a otro transporte –un colectivo “trucho”– que la dejaría cerca de su domicilio. Pero en el trayecto, otro joven que viajaba como pasajero la amenazó y la obligó a descender.
El vehículo iba casi vacío y ella supuso que el chico llevaba un arma. “Pidió ayuda porque el hombre la acosaba. Nadie reaccionó, ni los pasajeros ni el chofer . El joven bajó con la chica gritando que era su novia y ahí comenzó la pesadilla”, relataron desde la Asociación Madres del Dolor. Ya en la parada del colectivos, que estaba desierta, el atacante comenzó a empujar a la chica. Ella forcejeó, pero el atacante la golpeó salvajemente y la arrastró al descampado, donde la violó. Tres jóvenes que pasaban por allí, alertados por los gritos de la chica, pudieron intervenir y salvarla, justo cuando el agresor amenazaba con matarla.
....................
* Lucila tenía 16 años cuando fue encontrada sin vida junto a las vías del ferrocarril, prácticamente a la vuelta de su casa del barrio porteño de Núñez. La carátula de la causa es intento de violación. Se encontraron restos genéticos, pero se desconoce la identidad del agresor. De la misma manera, se ignora cuántas veces puede haber abusado y matado desde el 21 de abril de 2003, cuando ocurrió el crimen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada