viernes, 4 de marzo de 2011

En Santiago del Estero, avanza el juicio por un crimen ocurrido hace 23 años


Silvia Irigaray, Luis Bordón, Raquel Wittis y Mónica
 Britos -hija de la víctima- en los Tribunales
de Santiago del Estero (gentileza Última Hora).
Por Silvia Irigaray, mamá de Maxi Tasca*
(Desde Santiago del Estero)
silvia_irigaray@hotmail.com
(5411) 15-4411-2671
.....................
Como decimos siempre en la Asociación, vine para apoyar, abrazar y contener. Le reitero mi aliento a Mónica -la hija- y el resto de la familia de Osvaldo Britos, un empleado telefónico y padre de familia que apareció inexplicablemente muerto hace 23 años en la vera del rio Salado. La Justicia es una señora muy poderosa que a veces mira para otro lado y ahí estamos fritos. Espero que esta vez no sea así. En esta primera semana del juicio -que se extenderá hasta el 21 de marzo-, les pido a los magistrados y demás funcionarios judiciales que piensen en los hijos y nietos de la víctima, hallada con la cabeza destrozada, después de ir a pescar con los imputados Claudio Gallo -ex policía- y José Luis Llapur. En las coberturas periodísticas que publico a continuación, encontrarán el testimonio de Mónica Britos y el de quienes intentamos acompañarla, incluidos Raquel Witis -mamá de Mariano, el músico asesinado con arma de fuego por un policía bonaerense en el año 2000- y Luis Bordón -papá de Sebastian, el estudiante secundario asesinado a golpes por policías mendocinos en 1997-.
.....................
FUENTE: Elliberal.com.ar
FECHA: 3 de marzo de 2011
SECCIÓN: Policiales
TÍTULO: Presencia de las Madres del Dolor
DESARROLLO: La representante de las Madres del Dolor, Silvia Irigaray, llegó hasta la provincia para acompañar a la familia de Osvaldo Britos. Silvia es mamá de Maxi, un chico que murió asesinado en la Masacre de Floresta, a manos de un policía federal.
“La Justicia es una señora muy poderosa que a veces mira para otro lado y ahí estamos fritos; a mí me sirvió que se haga justicia, si yo lo conseguí creo que hay otros que pueden hacerlo, yo lo único que hago es abrazar y contenerlos, yo no soy abogada, no soy psicóloga, vengo a apoyar”, señaló Irigaray.
Por su parte, Raquel, la mamá de Mariano Witis, un músico asesinado por la Policía Bonaerense, que también vino a brindar apoyo, sostuvo. “Espero que los responsables del homicidio de Osvaldo reciban la cantidad de años para reparar este daño; la condena no nos devuelve a las personas que nos quitaron, pero acuna el corazón que los responsables estén en la cárcel”.
.....................
FUENTE: Ultimahoradiario.com.ar
FECHA: 1º de marzo de 2011
SECCIÓN: Judiciales
TÍTULO: Primera jornada por el crimen de Britos
DESARROLLO: Comenzó el juicio de Gallo Claudio y Yapur José, por el homicidio calificado por alevosía, en perjuicio de Ramón Osvaldo Britos.
El hecho se produjo en la localidad de Añatuya, el día 09 de marzo de 1988.
Gallo en su declaración manifiesta que se encontraba pescando en compañía de Yapur y Britos en el lugar denominado Puente Viejo, donde habría comenzado a llover, se escuchó un trueno y se produjo una descarga eléctrica que cayó sobre el ciudadano Britos, que al parecer quedó sin vida.
La hija del fallecido Britos dialogo con www.ultimahoradiario.com.ar, y aseguro que “Después de 23 años solo queremos que este caso se aclare lo antes posible, soy una testigo en esta causa. Nosotros creemos en la teoría del robo de joyas de una familia” dijo Mónica Britos.
También comento que “Mi papá habría escuchado algo del robo de joyas. Ese día era demasiado insistente las llamadas para invitarlo a pescar”.
La abogada del fallecido Britos, Dra. Bravo dijo que, “no es creíble lo que declaro Gallo. Nosotros demostraremos que murió a golpes y no por un rayo, la caña de pescar estaba en el mismo lugar que el cuerpo de Britos”.
Ramón Britos murió por una doble fractura, la abogada Dra. Bravo dijo que “el encuentro de pesca habría sido una trampa, la muerte de mi defendido se produce antes de la tormenta”.
En este juicio estuvieron presentes la señora Silvia Iragaray, en representación a la asociación madres del dolor de la ciudad de Buenos Aires, también estuvo en compañía de Luis Bordón padre del joven Sebastian Bordón asesinado a golpes en el año 1997.
.....................
*Maxi tenía 25 años cuando fue asesinado de un balazo en la sien por un policía de uniforme en el bar de una pequeña estación de servicio del barrio porteño de Floresta. Fue el 29 de diciembre de 2001. Las víctimas fatales, tres en total -porque con Maxi estaban sus amigos Cristian Gómez, hijo de Elvira Torres, otra integrante de la Asociación, y Adrián Matassa-, se encontraban sentados mirando las noticias por televisión. Juan De Dios Velaztiqui, autor de la masacre, fue condenado a cadena perpetua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada