lunes, 27 de junio de 2011

En Tucumán, la familia de Ana Gisella Castillo sigue esperando justicia

Ana Gisella Castillo habría muerto como consecuencia
de una maniobra criminal de Juan Orlando González
en el kilómetro 1340 de la Ruta Nacional 9.
La adolescente tenía 15 años cuando murió como consecuencia de una maniobra presuntamente criminal de Juan Orlando González, el 17 de enero de 2010, sobre la ruta 9, a la altura de la localidad de Choromoro. Ella iba en el asiento trasero del Renault 12 que conducía su papá, en el que también viajaban su mamá y dos hermanos. Los sobrevivientes se salvaron de milagro. González, que los embistió con un Jeep Ika, también está acusado de un hecho similar ocurrido en 2007.
...................
La causa se elevaría a juicio antes de fin de mes.
Está tramitándose en la Fiscalía 6 de Instrucción en lo Penal de la ciudad de San Miguel de Tucumán, a cargo de Adriana Reynoso.
El imputado, Juan Orlando González, un mecánico de 63 años, está acusado de homicidio y lesiones culposos, que habría provocado a bordo de su vehículo Jeep Ika el domingo 17 de enero de 2010.
Ese día, la familia Castillo viajaba en su Renault 12, con papá Mario al volante, mamá Silvia de acompañante y sus hijos Paula, Facundo y Gisella en el asiento trasero.
Venían por la Ruta Nacional 9, a la altura del kilómetro 1340, localidad de Choromoro, volviendo de San Pedro de Colalao, que queda más al norte, hacia la capital provincial.
Delante de ellos iba el vehículo de González, que, de repente, sin hacer señales, se fue a la banquina.
Luego, sin darles tiempo a nada, volvió violentamente hacia el asfalto y chocó con sus enormes paragolpes el lado derecho del Renault 12.
Ana Gisella, de 15 años, murió como consecuencia del impacto, y el resto de la familia recibió heridas de diversa gravedad.
"Hay que seguir presionando para que la causa se eleve a juicio", dice Mario Castillo y destaca que un argumento clave contra el imputado es que es reincidente.
Juan Orlando González tiene otra causa elevada a juicio.
Habría provocado lesiones culposas en el año 2007, supuestamente también a bordo del Jeep, contra el señor Martín Ibarra y su esposa.
"Queremos que a González le den una condena de cumplimiento efectivo", dice Pablo Álvaro Castillo, hermano de Gisella.
"Son muchas muertes en hechos de tránsito a nivel nacional, esto no puede seguir pasando, la manera de pararlo es con la condena", concluye el procurador y hermano de la víctima fatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada