miércoles, 1 de junio de 2011

El Día Nacional de la Seguridad Vial se celebra el 10 de junio en la Argentina

31 de mayo de 2011. Alejandra Forlán (en silla
de ruedas), Viviam Perrone, Felipe Rodríguez
Laguens y atrás de todo Pablo Carignano.
Aunque muy pocos lo recuerden, en la Argentina originalmente regía la norma que ordenaba el sentido del tránsito por la mano izquierda, al igual que en Gran Bretaña.
Pero el 10 de junio de 1945 se decretó el sentido por la derecha, tal como es la norma generalizada en la mayoría de los países.
Para recordar ese acontecimiento, la fecha fue designada Día Nacional de la Seguridad Vial, que este año queda muy cercana al reciente 11 de mayo de 2011, cuando dio inicio el Decenio de Acción por la Seguridad Vial, una iniciativa que promueve la Organización de las Naciones Unidas.
Como homenaje para ambos eventos, en el apartado inferior se presentan las adhesiones al Decenio elaboradas en conjunto por la Asociación Civil Madres del Dolor, el Congreso de la Nación y la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Dice más que mil palabras
La foto que acompaña esta nota fue tomada el 31 de mayo de 2011 en Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, durante un seminario sobre la Falta de respuesta del sistema judicial ante muertes y lesiones viales.
Aparecen Alejandra Forlán (víctima de tránsito de Uruguay, en silla de ruedas, presidente de la fundación que lleva su nombre), Viviam Perrone (mamá de Kevin Sedano, sosteniendo el micrófono, presidente de la Asociación Madres del Dolor), Felipe Rodríguez Laguens (director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial) y atrás de todo Pablo Carignano (director vial porteño).
En este día queremos recordar a todos aquellos que perdieron su vida o quedaron lesionados por la falta de Seguridad Vial.
...................
DECLARACIÓN DEL CONGRESO DE LA NACIÓN
ADHESIÓN AL DECENIO DE ACCIÓN PARA LA SEGURIDAD VIAL
ARTÍCULO 1°.- Adhiérase a la República Argentina a la resolución 64/255 de las Naciones Unidas, aprobada en ocasión de su septuagésima cuarta sesión plenaria del día 2 de Marzo de 2010 que proclama el período 2011 – 2020 “Decenio de Acción para la Seguridad Vial”, con el objetivo de estabilizar y, posteriormente, reducir las cifras previstas de víctimas mortales en accidentes de tránsito en todo el mundo aumentando las actividades en los planos nacional, regional y mundial.
ARTÍCULO 2°.- El Poder Ejecutivo a través de la Agencia de Seguridad Vial y de todos los organismos competentes, tendrá su cargo la organización e implementación de actividades en materia de seguridad vial, particularmente en los ámbitos de la gestión de la seguridad vial, la infraestructura viaria, la seguridad de los vehículos, el comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito, incluidas las distracciones, la educación para la seguridad vial y la atención después de los accidentes, incluida la rehabilitación de las personas con discapacidad.
Artículo 3.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.
.
FUNDAMENTOS
Señor presidente:
La Asamblea General de las Naciones Unidas en su sexagésimo cuarto período de sesiones, resolvió la celebración de un decenio dedicado a la puesta en marcha de un plan mundial para la realización de acciones sobre la seguridad vial, el cual comenzará de manera oficial a nivel mundial el 11 de mayo de este año.
.
Por otra parte, los días 19 y 20 de Noviembre de 2009 se reunieron en Moscú, Ministros y Jefes de Delegación de distintos países, así como representantes de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales internacionales, regionales y subregionales y de entidades privadas, para la celebración de la Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial.
Asimismo, el Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito, publicado por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial en 2004 y publicaciones posteriores, determinan que los traumatismos causados por el tránsito constituyen un grave problema de salud pública y una de las causas principales de muerte y lesiones en todo el mundo, las victimas anuales fatales superan los 1,2 millones de personas y causan heridas o discapacidades hasta a 50 millones cada año. Por otra parte la Organización Mundial de la Salud considera que el 2% de la población mundial sufre de alguna discapacidad como consecuencia de las lesiones producidas por accidentes viales.
.
Los accidentes viales se han con vertido en la principal causa de mortalidad entre los niños y los jóvenes de 5 a 29 años; produciéndose más del 90% de las defunciones por accidentes de tránsito en los países de ingresos bajos y medios, siendo los más vulnerables los peatones, los ciclistas, los usuarios de vehículos motorizados de dos o tres ruedas y los pasajeros de medios de transporte público inseguros.
.
En nuestro país la grave crisis vial, se encuentra reflejada en los altos índices de mortalidad producida por accidentes de tránsito, que según datos oficiales del año 2008, llegan a más de ocho mil muertos y ciento veinte mil heridos anuales, ello sumado a pérdidas materiales particulares y desvíos de recursos del sistema público de salud.
Esta cifra es superior a aquellos países que, con igual parque automotor, relevan la conducta de peatones y conductores y enfatizan el cuidado del transporte público. Así, el uso del cinturón de seguridad, el tratamiento de las adicciones sociales como el alcohol y la droga, el efectivo control de circulación del transporte público, entre otras acciones disminuyen las causales de accidentes viales.
.
En el año 2006 presentamos un proyecto de ley para crear el “programa nacional de seguridad vial” (Expte. 656-D-06), teniendo en cuenta este y otros proyectos en el año 2008 se sancionó la Ley 26.363 que creó e implementó la Agencia Nacional de Seguridad Vial, cuyas funciones son las de coordinar, impulsar y fiscalizar la implementación de las políticas y medidas estratégicas para el desarrollo de un tránsito seguro; y la elaboración, coordinación, supervisión y ejecución de un programa anual de control efectivo del tránsito; y la suscripción de convenios a efectos de realizar programas de investigación y capacitación de personal en materia de seguridad vial, aún no parece haber incidido categóricamente en la disminución de los índices referidos.
.
Es importante establecer que en su mayoría las defunciones y los traumatismos por accidentes de tránsito se dan en el contexto de actividades profesionales, siendo por ello indispensable aplicar medidas en los conductores y en los vehículos empleados en esas actividades, tal como lo han realizado los países de ingresos altos reduciendo sustancialmente las cifras de muertos y heridos por accidentes de tránsito.
Las estadísticas desarrolladas y la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los ciudadanos de nuestro país, nos plantean la necesidad de incrementar las acciones y los esfuerzos tendientes a disminuir este flagelo.
.
Por todo lo expuesto es que solicitamos a nuestros pares nos acompañen en esta iniciativa.
...................
DECLARACIÓN DE LA LEGISLATURA PORTEÑA
Adhiérase al “Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020” organizado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), en ocasión de los actos de presentación que se llevarán a cabo el 11 de mayo de 2011.
.
FUNDAMENTOS
El presente proyecto propone adherir a un evento organizado por la Organización de Naciones Unidas cuyo objetivo es generar conciencia y políticas públicas sobre la seguridad vial a nivel mundial.
Consideramos que un evento de tales características, promovido por todas las naciones a nivel mundial, a través de la ONU, merece nuestro humilde apoyo desde la Legislatura de la Ciudad.
No hacen falta mayores consideraciones, compartidas por todos los partidos políticos a nivel tanto local como nacional, acerca de la importancia de la seguridad vial y el drama que los accidentes de tránsito generan en cientos de familias en nuestro país y en nuestra Ciudad cada año.
Por ello, a continuación transcribimos algunos de los considerandos que la misma ONU elaboró como instrumento de trabajo para los organizadores y personas que asistan al mencionado evento, que hacen referencia a los objetivos del mismo y a la cuestión de fondo sobre la que aborda el evento.
.
“Todos los años los accidentes de tránsito se cobran casi 1,3 millones de vidas y provocan traumatismos a varios millones más de personas. Aunque hace ya muchos años que las Naciones Unidas y sus Estados Miembros son conscientes de esta amenaza, solo en la última década el tema ha cobrado la importancia que merece entre los problemas internacionales de salud y desarrollo más acuciantes. En 2004 la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial presentaron por primera vez el Informe mundial sobre prevención de los traumatismos causados por el tránsito, en el que se formulaban recomendaciones para que los Estados Miembros mejoraran la situación de la seguridad vial. A ese informe siguieron una serie de resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Asamblea Mundial de la Salud en las que se pedía a los Estados Miembros que asignaran prioridad a la seguridad vial en cuanto problema para el desarrollo y la salud pública, y tomaran medidas de eficacia comprobada para reducir el número creciente de defunciones y traumatismos en las vías de tránsito de todo el mundo”.
.
“En 2009 la Organización Mundial de la Salud publicó el Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, el primer estudio sobre el tema a nivel mundial, que abarcó 178 países. Ese mismo año la Comisión de Seguridad Vial Mundial hizo un llamamiento para que se instituyera un Decenio de Acción para la Seguridad Vial. En su propuesta la Comisión abogaba a favor de un esfuerzo concertado de todas las sociedades para hacer frente a la amenazadora crisis de la seguridad vial. El llamamiento quedó reflejado en la «Declaración de Moscú», con la que culminó, con gran éxito, la Primera Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, albergada por el Gobierno de la Federación de Rusia en noviembre de 2009. El Decenio de Acción para la Seguridad Vial 2011-2020 fue proclamado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas en marzo de 2010 y comenzará, según lo establecido, el 11 de mayo de 2011”.
.
“El Decenio de Acción para la Seguridad Vial es una oportunidad histórica para ofrecer a los Estados Miembros y sus asociados un marco de acción que a la larga podría llegar a salvar millones de vidas durante sus diez años de duración. El objetivo primordial es vivir en un mundo en el que los usuarios de las vías de tránsito de todo el mundo puedan desplazarse en condiciones de seguridad. La alternativa es sombría: se prevé que, si no se adoptan medidas para atajar la crisis actual, las muertes anuales por accidentes de tránsito pasarán de los 1,3 millones actuales a más de 1,9 millones en 2020. El Decenio se propone estabilizar primero y reducir después el número de vidas perdidas. En el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, preparado por el Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial y muchos otros interesados, se describe una línea de acción para garantizar que este objetivo primordial se convierta en realidad”.
.
“El Decenio de Acción para la Seguridad Vial es una oportunidad para salvar millones de vidas. El Decenio proporciona un marco para que los países y comunidades potencien las medidas destinadas a salvar vidas en las vías de tránsito de todo el mundo. El Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial ha elaborado, mediante un amplio proceso de consulta, el Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, cuyo objetivo es indicar a los Estados Miembros y sus asociados una serie de medidas que pueden tomar en consideración. Las categorías de actividades, o «pilares», del Plan Mundial son las siguientes: el fortalecimiento de la capacidad de gestión de la seguridad vial; la mejora de la seguridad de la infraestructura viaria y las redes de transporte en general; el perfeccionamiento de la seguridad de los vehículos; la mejora del comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito; y la mejora de la prestación de los servicios de emergencia y de otros servicios posteriores a los accidentes. Los gobiernos, los organismos internacionales, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y otros interesados están invitados a utilizar este Plan Mundial para definir el conjunto de medidas que pondrán en práctica durante el Decenio”.
.
“El Plan Mundial para el Decenio de Acción para la Seguridad Vial fue elaborado por el
Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial y por interesados de todo el mundo, quienes realizaron aportes a su contenido a través de una consulta en línea abierta al público. El Plan sirve de inspiración para formular planes relacionados con el Decenio en los planos nacional y local, al tiempo que proporciona un marco para facilitar la coordinación de actividades en los planos regional y mundial. Está destinado a un amplio público integrado por representantes de gobiernos nacionales y administraciones locales, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas que deseen armonizar las actividades que realizarán durante el Decenio con el marco mundial. En el Plan Mundial se describe una línea de acción que podría salvar millones de vidas durante esos diez años.
En el Plan Mundial hay cinco categorías de actividades, o «pilares», y se han elaborado indicadores para medir los avances en cada una de esas esferas. Los cinco «pilares» se describen a continuación. Téngase en cuenta que las actividades tendrán una dimensión local y nacional, mientras que algunas actividades a nivel regional e internacional servirán para coordinar las iniciativas”.
.
“Pilar 1: Gestión de la seguridad vial Este pilar se centra en la necesidad de fortalecer la capacidad institucional para potenciar las iniciativas nacionales relativas a la seguridad vial. Contempla actividades como el establecimiento en el país de un organismo coordinador en la esfera de la seguridad vial en el que participen asociados de una amplia gama de sectores; la elaboración de una estrategia nacional de seguridad vial; y la determinación de metas realistas y a largo plazo en relación con actividades que cuenten con financiación suficiente para su ejecución. En el Pilar 1 también se insta a elaborar sistemas de datos para el seguimiento y la evaluación de las actividades”.
.
“Pilar 2: Vías de tránsito y movilidad más seguras Este pilar pone de relieve la necesidad de mejorar la seguridad de las redes viarias en beneficio de todos los usuarios, especialmente los más vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motociclistas. Entre las propuestas destacan la adopción de medidas para mejorar la planificación, el diseño, la construcción y el funcionamiento de las vías de tránsito teniendo en cuenta la seguridad y la garantía de que la seguridad de las carreteras se evalúe periódicamente; estimular a las autoridades pertinentes a que tomen en consideración todas las formas de transporte y los tipos de infraestructuras seguras cuando dan respuesta a las necesidades de movilidad de los usuarios de las vías de tránsito; y promover la formación y educación en materia de seguridad vial sobre estos temas”.
.
“Pilar 3: Vehículos más seguros A través de este pilar se aborda la necesidad de mejorar la seguridad de los vehículos promoviendo la armonización de las normas y mecanismos mundiales pertinentes para acelerar la introducción de nuevas tecnologías que influyen en la seguridad. Esta categoría incluye actividades destinadas a aplicar nuevos programas de evaluación de los vehículos para que los consumidores conozcan sus prestaciones de seguridad y a tratar de garantizar que todos los nuevos vehículos de motor estén equipados con los dispositivos mínimos de seguridad, como cinturones de seguridad. Otras actividades contempladas en este pilar son la promoción del uso más generalizado de tecnologías de prevención de colisiones de eficacia demostrada, como sistemas de control electrónico de la estabilidad y antibloqueo de la frenada”.
.
“Pilar 4: Usuarios de vías de tránsito más seguros Este pilar se centra en la elaboración de programas integrales para mejorar el comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito. Entre las actividades previstas destacan la observancia permanente o potenciación de las leyes y normas en combinación con la educación o sensibilización pública para aumentar las tasas de utilización del cinturón de seguridad y el casco, y para reducir la conducción bajo los efectos del alcohol, los excesos de velocidad y otros factores de riesgo. También se insta a realizar actividades para reducir los accidentes de tránsito relacionados con el ambiente laboral y fomentar el establecimiento de programas de concesión de permisos de conducción graduales a los conductores noveles”.
.
“Pilar 5: Respuesta tras los accidentes. Con este pilar se pretende promover la mejora de la capacidad de los sistemas de salud y de otra índole para brindar a las víctimas de accidentes tratamiento de emergencia apropiado y rehabilitación a largo plazo. Entre las actividades previstas destacan la creación de sistemas de atención prehospitalaria y la puesta en funcionamiento de un número telefónico único para emergencias a nivel nacional; la prestación de servicios de pronta rehabilitación y apoyo a los pacientes lesionados y a los deudos de los fallecidos en accidentes de tránsito; el establecimiento de sistemas de seguros para financiar estas iniciativas; y el fomento de una investigación exhaustiva de los accidentes y la aplicación de una respuesta jurídica apropiada”.
.
“A nivel internacional, en el Plan Mundial también se describe un marco que se utilizará para ofrecer servicios de coordinación general de las actividades ejecutadas en los países. Esta función de coordinación se prestará por medio del Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial. Entre las actividades previstas destacan la promoción de la seguridad vial al máximo nivel político, la realización de campañas de información pública para aumentar la concienciación sobre los riesgos y la prestación de apoyo técnico a los países que lo soliciten. El Grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la seguridad vial también se hará cargo del seguimiento y la evaluación del impacto del Decenio, que se determinará por los medios siguientes: el seguimiento de indicadores previamente definidos en relación con cada uno de los cinco pilares; el rastreo de los hitos vinculados al Decenio; y la evaluación del Decenio a la mitad y al final del periodo”.
.
Por todo lo expuesto, solicitamos la aprobación del presente proyecto de declaración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada