martes, 14 de diciembre de 2010

El padre Pepe di Paola merece ser ciudadano ilustre de Buenos Aires

Octubre de 2010. Isabel Yaconis y Silvia Irigaray
durante un acto en la Plaza de Mayo.
Por Isabel Yaconis, mamá de Lucila*
isabelyaconis@yahoo.com.ar
(5411) 15-5961-5156
...................
Es una lástima que hayan frenado la propuesta, espero que la concreten en el futuro. El próximo 15 de diciembre, la Legislatura porteña iba a nombrar ciudadano ilustre al sacerdote católico Pepe di Paola, conocido por su trabajo junto a los más humildes y también por su denuncia sobre la venta y el consumo de drogas ilegales en las villas de emergencia de la Ciudad. Pero como el reconocimiento era idea del partido gobernante (el PRO) surgió cierta polémica, que coincidió con la muerte de varias personas en el barrio de Villa Soldati, durante el intento de ocupación de un predio. Quiero dar mi punto de vista. Para empezar, desgraciadamente, el padre Pepe di Paola debe emigrar a la provincia de Santiago del Estero porque lo han dejado solo. Su lucha contra el flagelo del paco y los intereses que se han visto perjudicados atentan contra las buenas intenciones. No queremos más mártires. Lo que hoy se vive en el barrio de Villa Soldati es producto de otros males, como tantos. Me parece desafortunado hacer comparaciones con el reconocimiento. Ni una cosa, ni la otra, el reclamo y el reconocimiento tienen la misma validez.
Por otra parte, expreso mi humilde opinión, como lo también es mi condición: soy nieta de españoles e hija de argentinos trabajadores, orgullosa de ellos. Mis abuelos llegaron a estas tierras con la manos totalmente vacías, como los inmigrantes de hoy. Pero claro en el 1900 la Patria se estaba construyendo. De ellos aprendí el respeto algo que por hoy no está muy difundido. Con casi 60 años viví respetando todo, y esto mismo lo volqué en mis hijas.
En la práctica, alguien nos destruyó llevándose los mas valioso y amado de nuestra vida, una de mis hijas, la menor Lucila (16 añitos) tampoco obró el respeto. Y no salí a sembrar odio.
No defiendo a Macri ni al Gobierno Nacional, lo único que veo es que la violencia engendra mas violencia. No podemos permitir que los niños se mueran de frío ni de hambre, ojalá que esto pronto se solucione, pero pregunto dentro de mi ignorancia, después que esto suceda que pasará con las próximas migraciones, no cree que nos está faltando mas trabajo social verdadero, no el de las dádivas, mas educación y sobre todo el RESPETO de lo que nos pertenece como Nación.
...................
*Lucila Yaconis tenía 16 años cuando fue asesinada, en 2003, durante un intento de violación, en el barrio porteño de Núñez. Todavía se desconoce la identidad del homicida, aunque los restos genéticos que quedaron en la ropa de la víctima están registrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada