lunes, 26 de marzo de 2012

Comenzó el juico a “La Hiena” Barrios por la muerte de Yamila González

Comenzó el juicio a Rodrigo “La Hiena” Barrios, acusado de atropellar y matar a Yamila González -embarazada de seis meses- el 24 de enero de 2010 en Mar del Plata. El boxeador está siendo juzgado en el Tribunal Oral en lo Criminal 3 (TOC 3) de la ciudad balnearia, ubicado en Almirante Brown 2046, piso 6. Las Madres del Dolor acompañarán a los familiares durante el proceso que comenzó el 20 de marzo.

A Barrios se le imputa, en principio, “homicidio simple con dolo eventual en concurso con lesiones”, delito por el que debería cumplir, de encontrarse culpable, una pena de hasta 25 años de prisión. Otra alternativa, es que lo acusen de “homicidio culposo y lesiones”, que prevé un máximo de cinco años de privación de la libertad.

El hecho ocurrió hace más de dos años, en la esquina de la avenida Independencia y Ayacucho, cerca del centro de Mar del Plata. Barrios conducía su camioneta BMW X5 y embistió un Fiat 147 que se había detenido en esa esquina, debido a la luz roja del semáforo. Tras el impacto, el Fiat llevó por delante a cuatro peatones, entre ellos a Yamila, quien falleció horas más tarde cuando era atendida en el Hospital Interzonal General de Agudos Oscar Alende.

Luego de ocasionar la tragedia, el boxeador escapó, chocó con una camioneta Ford F100 y, al ver que no había heridos, siguió su rumbo. Sin embargo, aproximadamente seis horas después, se entregó a la Policía y quedó detenido por 12 días en la Unidad Penal XV de Batán.
Hay pruebas suficientes “para arribar a la calificación más grave. Se discute si estaba alcoholizado o no, pero un hecho real es que no estaba en condiciones de manejar. Superó la velocidad máxima y hablaba por celular”, explicó Fabián González, abogado de la familia de Yamila. El letrado afirmó que “el estudio toxicológico determinó que había ingerido sustancias prohibidas como benzodiacepina, la principal droga del Rivotril, y que su orina tenía una densidad inferior a la normal”.  González considera que “como se entregó seis horas después del hecho, puede haber estado orinando y eliminando todo lo que pudo, pero hay testigos que lo vieron alcoholizados al momento del choque y le sintieron aliento etílico”.
“Yo quiero una condena justa, una sentencia que lo ponga en el lugar que corresponde, la pena máxima”, expresó Graciela, la madre de Yamila.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada